Exposiciones

“Réplicas de ornamentos y joyas de las culturas prehispánicas del Perú”

La Biblioteca del Ministerio de Cultura presenta la muestra temporal “Réplicas de ornamentos y joyas de las culturas prehispánicas del Perú”, conformado por 29 piezas bañadas en oro, las cuales podrán ser visitadas gratuitamente hasta el mes de diciembre en la sede de San Borja.

 

Este grupo de bellas joyas pertenecientes al Dr. Marcos Novoa Herrera, busca involucrar al público a un escenario en el cual interactúe y se sienta parte de sus raíces, puesto que se compartirá con ellos el proceso final de elaboración artesanal, logrando despertar el interés en estas piezas complejas en las cuales se emplea herramientas que distan mucho a las que podemos conseguir en la actualidad, informó el director de la Biblioteca del Ministerio de Cultura, César Coloma.

 

“Esta valiosa muestra permitirá visualizar la notable maestría en la manufactura de objetos de metal que nos legaron los antiguos peruanos, y la continuidad de este arte y técnica desarrollados hoy por nuestros artesanos contemporáneos para el disfrute de aquellos apasionados de nuestra historia”, afirmó César Coloma.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Explicó que el oro, la plata y el cobre fueron metales ampliamente utilizados en el mundo andino prehispánico. Las piezas originales fueron elaboradas sin contar con sofisticadas herramientas, convirtiéndose en extraordinarios metalurgistas y orfebres con obras de alto valor tecnológico, estético y artístico, como son apreciados en las réplicas.

 

Cabe indicar que el autor de las réplicas, el doctor Marcos Novoa Herrera, Cirujano Dentista de profesión, gran apasionado de la metalurgia y orfebrería andina, viene recopilando desde hace varios años la herencia tecnológica de más de 2,000 años de trabajo con metales, de la mano de los mejores orfebres del país; a quienes encomienda la copia y recreación de las diversas expresiones de orfebrería de nuestros antepasados

Los ornamentos y joyas están inspiradas en técnicas milenarias de nuestros orfebres peruanos. La gran cantidad de minerales y piedras semipreciosas de nuestro territorio, sirvieron a las culturas prehispánicas para fabricar impresionantes objetos de oro, plata y cobre. Como un ejemplo los ornamentos de oro más antiguos hallados en América y Centroamérica, pertenecen a la cultura Chavín (1000 a.C), sin embargo el testimonio de perfección se encuentra en las Tumbas Reales del Señor de Sipán, al norte del Perú, para apreciar su meticulosa dedicación y habilidad. Con la técnica y producción alcanzada, no es difícil imaginar el asombro de los colonos españoles al encontrar gran cantidad de oro la cual sobrepaso cualquier expectativa.

 

Las culturas Nasca, Lambayeque y Chimú, fueron las que alcanzaron los más altos niveles de desarrollo y los mayores logros en el campo de la orfebrería, aun cuando los metales que trabajaron -oro, plata y cobre- no se encontraban en zonas cercanas a sus talleres costeños, tuvieron acceso a ellos, produciendo con moldes objetos de inigualable calidad y perfección como son las máscaras, narigueras, orejeras, collares, pectorales, coronas, cuencos y vasijas. En cuanto a las formas básicas de trabajo y elaboración de objetos de metal, cabe mencionar cuatro: laminado, vaciado, forjado y recopado, aplicando con especial destreza a su oficio de orfebres.

 

Si bien es cierto, que durante los 500 años de dominio español en el Perú, este perdió casi toda su riqueza, pero las técnicas se mantuvieron y al parecer se nutrieron con el aporte español. La habilidad de los artesanos peruanos quienes fundieron el oro y la plata, repujando y haciendo filigranas, creció al igual que su fama a nivel mundial hasta nuestros días.

 

Son los artesanos locales los que mantienen las antiguas costumbres, el uso y acople de piedras semipreciosas como el lapislázuli, cuarzo, conchas marinas etc. En la actualidad la metalurgia peruana es considerada una de las más importantes del mundo debido a la pureza en el uso de técnicas antiguas y la versatilidad que los artesanos le dan a sus obras.

 

Leer más...

"Recreación del arte metalúrgico de las culturas pre-incas"

Conocer con exactitud cuándo y dónde, las sociedades antiguas empezaron a transformar minerales en metales, y por consiguiente, iniciaron el desarrollo tecnológico de la metalurgia y orfebrería, constituye una tarea ardua y fascinante que aun genera debate entre los estudiosos de este tema. El desarrollo tecnológico de la metalurgia ha significado siglos de experimentación, es decir, de ensayo y error; y no fue desarrollada por igual en diferentes partes del mundo. De allí, que en algunas regiones del planeta, existieron sociedades que alcanzaron un extraordinario progreso y dominio técnico y artístico. Es el caso de los Andes Centrales con las culturas Chavín, Vicús, Moche,  Lambayeque, Chimú, por citar solo, algunos ejemplos destacados.

La metalurgia, que es el uso de los metales en general, parece tener una explicación científica muy coherente: Primero el hombre tuvo que diferenciar (por cualidades visuales, entre otras) los metales que se daban en estado nativo y seleccionarlos para más tarde deformarlos plásticamente; luego descubrió la acción del calor en ellos y lo aplicó  acompañado del martillo y produjo el laminado; más tarde los derritió y vació sobre moldes, y al final redujo las menas sulfurosas. La fundición de menas fue el lógico desenlace de muchos años de experimentar calentando metales nativos. Muchos años debieron pasar desde que empezaron a calentar metales hasta que llegaron a fundir o reducir minerales.

 

Participación de Figuras Peruanas en la semana: Defensa del Patrimonio Cultural

Recreación del arte textil de

la cultura Chancay

Tejido reticular.

 

 Estructura tejida a telar en la que establece una retícula determinada por la disposición distanciada de hilos pares de urdimbre que se enlazan a una trama, la misma que es asegurada por un elemento adicional activo que asegura con un nudo este cruce de urdimbres y tramas. La retícula formada puede definir espacios triangulares o cuadrados y sirve de base para distintas técnicas de bordado.

 

La Cultura Chancay

 

Se desarrolló entre los valles de Fortaleza, Pativilca, Supe, Huaura, Chancay, Huaral y Chillón en la Costa Central del Perú, entre los años 1,200 y 1,470 d.C. por su datación corresponde al Intermedio Tardío.

 

Fue notable el desarrollo textil alcanzado por esta sociedad. No sólo heredaron los conocimientos en las técnicas textiles de sus antecesores, sino también los perfeccionaron: Trabajaron con el algodón y las fibras de los camélidos, como base de sus creaciones; conocieron sobre tintes y mordientes para dar color a sus hilos, obteniendo una amplia gama de tonalidades; emplearon una gran diversidad de herramientas textiles como lo atestiguan los numerosos “costureros” registrados en sus tumbas que contienen lo necesario para ejecutar estas labores: telares, husos, piruros, agujas, copos de algodón, ovillos, peines, entre otros. Conocieron una gran diversidad de técnicas de fabricación de tejidos, que junto con los acabados y la aplicación de elementos decorativos como plumas, permitieron la ejecución de prendas de gran belleza.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

La cantidad, diversidad y calidad de los tejidos Chancay que han llegado a nosotros nos hacen suponer que hubo muchos especialistas dedicados al procesamiento de las materias primas a ser trasformadas en hilos, al proceso de teñido, al tejido mismo y su culminación en productos acabados.

 

Peguntas frecuentas

Términos y condiciones

 ® Derechos Reservados 2019